Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

¿Cocina americana o clásica?

Cocina-americana-o-clásica
30Julio 2010
Diseño interior
725

Comodidad, distribución, colores, tamaño y decoración. Estas son algunas de las batallas que se deben combatir a la hora de elegir cómo será la cocina de tus sueños.

Como para muchas cosas en la vida, el tamaño aquí importa. Para qué vamos a usarla, también. Y es que la cocina es un importante factor en la decisión de comprarse un departamento.
En mi casa, la cocina es el lugar de reunión familiar. Ahí nos ponemos al día, hacemos sobremesa e incluso, es donde se han tomado algunas de las decisiones más importantes.

Cuando llegué a Santiago nunca me cuestioné el hecho de tener una cocina americana en mi departamento. Hasta lo encontraba choro porque era toda una novedad.  La cocina, en este caso, estaba integrada al living y hubo que hacer esfuerzos para mantener una armonía decorativa entre ambos espacios. El color azul de las baldosas de la cocina nos obligó a optar por ese tipo de tonos en el resto de las áreas comunes del departamento.

Las cocinas americanas siempre tienen una mesa pequeña unida al mueble principal. Esto tiene sus ventajas y desventajas. Entre sus pros está el hecho de que es una extensión de tu cocina, por lo que la puedes ocupar como mesón para cocinar, haciendo crecer tus espacios disponibles para esta tarea. Además, que incluya una mesa te ahorra de comprar una.
Por lo general este tipo de cocinas vienen en departamentos chicos, donde se trata de ahorrar en este tipo de áreas para privilegiar otras. Son bastante útiles cuando no eres de los que aspiran a convertirse en chef. De lo contrario, puede terminar frustrado. Están bien equipadas y hay espacio para todo. Además tienen buena iluminación porque son abiertas.  Sin embargo, es recomendable que no más de una persona esté en ella al mismo tiempo.

Las cocinas más clásicas, cerradas, según mi parecer son un poco mejor porque permiten separar ambientes. Esto ayuda en el manejo de los distintos aromas que emanan de la cocina y al del inevitable desorden que hay después de hacer un buen banquete.

Pero también me ha tocado tener cocinas cerradas y chicas. Algunas no te dejan tener refrigeradores amplios e incluso limitan en la cantidad de mesones que puedes tener para cocinar, pero aún así, creo que son mejores que las americanas. La clave, creo, está en ocupar bien las murallas y poner repisas y muebles que descongestionen las mesas –mucho mejores para trabajar que para estacionar implementos de cocina–.

Uno de los puntos más importantes a la hora de elegir una de las dos opciones, es la distribución de los espacios. Si vives solo a lo mejor no te importará, pero cuando pueden haber 2 o más personas en la cocina, querrás haber pensado en cómo estaba organizada. Por ejemplo, si el lava platos esta justo al lado de la cocina, es probable que ambas personas se topen al usar esos espacios.

Dónde dejar las cosas, como los platos y los vasos, se soluciona bien en las cocinas americanas ya que generalmente tienen acceso por dentro y por fuera –hacia el living- a los muebles latos. Entonces, para evitar encontrarse con más gente aún, descongestione por el exterior.

El lugar del refrigerador también se merece ser un ítem a analizar. Y más que el tamaño, lo que aquí importa es hacia dónde se abre la puerta y cuando espacio quita esa puerta mientras está abierta, si topa con algún mueble, etc.

Comenta sobre este artículo

Relacionados