Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

Cómo decorar con colecciones

Cuadros
26Mayo 2015
Diseño interior

Aprende a incorporar con estilo aquellos objetos de deseo que te fascinan.

Cuando decides decorar un espacio surge una pregunta fundamental: ¿con qué? Si coleccionas objetos y quieres lucirlos, la respuesta es un poco más fácil.

Souvenirs, botellas, recuerdos, jarrones, fotografías y antigüedades, pueden transformarse en objetos decorativos para tu hogar, ya que no sólo transmiten tus gustos y emociones, sino que darán un carácter único a tus habitaciones.

Aquí seis ideas para usarlos como piezas de decoración.

Fotos y postales. Ya sea el recuerdo de un buen momento, una postal de la ciudad o una fotografía de un exquisito café que encontraste en uno de tus viajes, estas piezas visuales son objetos únicos para darle tu propio toque al espacio. Puedes enmarcarlas o hacer  un collage, ambos funcionan muy bien a modo de exhibición.

Souvenirs. Las piezas de artesanía, monedas y figuritas puedes agruparlas sobre libreros, mesas o donde prefieras. Y para lograr un buen balance, es ideal ubicar las piezas más llamativas a la altura de los ojos y colocar hacia el fondo las más voluminosas.

Cerámicas. No se trata sólo de platos pintados, sino que puedes usar tazas de porcelana o el juego de cucharas de herencia familiar. Todos pueden ser exhibidos como arte en tu hogar, colocándolos sobre una repisa con un fondo blanco para que resalten. Puedes apoyarlos en la base o contra la pared y si quieres, poner algunos ganchos para colgar las tazas.

Jarras, floreros y botellas de vidrio. Recuerda que no sólo son para flores y lápices, puedes lucirlos de otras formas para darles tu toque personal, como con plumas de ave si quieres dar un toque romántico, o si quieres un estilo más rústico, puedes usar ramas de madera.

Cuadros. Éstos son una de las maneras más clásicas de personalizar tus paredes, pero no por eso tiene que ser aburrido. Júntalos para crear composiciones sencillas, puede ser en grupos, todos con distintas formas y en desorden, formando una suerte de nube, o en forma geométrica, como una línea o un cuadrado. Otra forma simple que funciona bien es colocar el cuadro más grande en el centro y ubicar el resto a su alrededor. Si no quieres colgarlos, puedes apoyarlos en un estante o contra la pared.

Además, si tienes libros, úsalos para adornar con estilo y funcionalidad. Pero para que no se vea repleto de ellos, puedes intercalarlos con colecciones, como objetos pequeños y souvenirs.

Recuerda que tener a la vista tus colecciones no sólo te hará más feliz, sino que ayudará a que tus espacios ganen interés visual con personalidad.

Comenta sobre este artículo

Relacionados