Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

Cuidando nuestras alfombras

Cuidando-nuestras-alfombras
5Agosto 2011
Diseño interior
660

Tener una bella alfombra es algo espectacular. Es como tener un verdadero tesoro que sirve para múltiples propósitos, ya sean estéticos o utilitarios. En épocas de frío como esta, pisar en una cómoda alfombra se puede convertir en una verdadera salvación. Pero al mismo tiempo, las alfombras son increíblemente exigentes en su cuidado, requiriendo varias practicas que muchas personas dejan de lado. Es por eso que hoy día En Altura te enseñaremos cómo es que debes cuidar tu valiosa y adorada alfombra.

Cuando uno compra una alfombra por lo general piensa en ella como un artículo que nos durará toda la vida. Pero en realidad las alfombras se pueden desgastar rápidamente si no seguimos los siguientes y prácticos consejos que hemos preparado para ti:

  • Lo primero te podrá sonar obvio, pero así mismo es algo que muy pocas personas se deciden cumplir a cabalidad. Se trata de no caminar sobre tu alfombra con los zapatos sucios, y ojalá, con ningún tipo de calzado que pueda dañarla. Es por eso que, siguiendo las prácticas orientales, muchos hogares han implementado el uso de zapatos de descanso para estar dentro del hogar.
  • Luego debes considerar tener una aspiradora de buena calidad. Y esto no solo significa que elimine el polvo, sino que además tenga un diseño que no rasgue los materiales finos al pasarla por encima, y puedas aspirar así tranquilamente tu alfombra.
  • Algo que pocas personas saben es que no deben pegar las alfombras al suelo con ningún tipo de pegamento. La mejor alternativa es fijarlas con rejillas de silicona que se pueden encontrar en las grandes tiendas. Así no dañarás ni el suelo ni la alfombra, y podrás retirarla fácilmente cuando debas limpiarla por debajo.
  • Limpia tu alfombra regularmente, ya que de esta forma te será mucho más fácil eliminar posibles manchas sin que se hayan incrustado completamente en el material. Además estarás eliminando bacterias y microorganismos que se pueden acumular y generar distintas alergias.
  • Al menos una vez al año es bueno que realices un lavado profesional de la alfombra, que recuperará de inmediato sus colores y tonos.
  • Las alfombras de pelo largo no son recomendables cuando en el hogar existen animales domésticos o se realizan actividades constantemente en las alfombras, como un lugar muy transitado o donde se hace ejercicio. Esto porque son las más difíciles de ser lavadas y además son las que mantienen el polvo y la humedad de mayor forma. Por eso, dependiendo el espacio donde ubicarás tu alfombra, puede resultar mucho mejor tener una de pelo más corto.
  • Es recomendable que de vez en cuando utilices un trapo húmedo por la superficie de tu alfombra con mucho cuidado y sin frotar demasiado. De esta forma recuperarás el lustre de tu alfombra de manera limpia y sencilla.
  • Si debes aplicar algún limpiador sobre una mancha, lo mejor es hacerlo con una esponja absorbente y no con un paño o directamente sobre la alfombra. De esta forma podrás controlar mejor que el limpiador no se expanda a otras áreas.

Y, finalmente, un consejo muy útil y que muy pocas personas siguen: trata de no comer encima de tu alfombra. Te ahorrarás un sinfín de problemas.

Comenta sobre este artículo

Relacionados