Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

El buen uso de las Cortinas

El-buen-uso-de-las-Cortinas
31Enero 2011
Diseño interior

Las cortinas no sólo sirven para darnos intimidad y ayudarnos a controlar el exceso de luz o calor que entra a nuestro hogar. Las cortinas son también un elemento más dentro de la decoración de nuestro ambiente. Ubicadas junto a las ventanas son sin duda alguna uno de los objetos que tienen mayor importancia y visibilidad dentro de nuestro espacio. Es por eso que hoy hablaremos de cómo sacarle provecho a tus cortinas.

En primer lugar necesitamos  entender algunos conceptos básicos del uso de las cortinas, ya que toda buena decoración siempre se basa en el uso inteligente de los objetos:

Para dejar entrar más luz a una habitación y dejar que se pueda ver completamente el paisaje que tenemos frente a nuestra ventana, es recomendable tener una extensa barra de cortina. ¿Para qué? Porque de esa forma, al correrlas, podemos amarrarlas a un costado sin que molesten nuestra vista por la ventana. En cambio si la barra (como sucede muchas veces) es de apenas el tamaño de la ventana, siempre taparán los extremos de ésta cuando las corramos. Si por otra parte, no hay suficiente espacio como para poner una barra muy larga, entonces es preferible poner visillos muy finos para que así no quiten demasiada luz.

Las cortinas pueden utilizarse como separadores de ambientes, dependiendo el tipo de decoración que se usa. Por ejemplo, pueden sustituir las puertas de un closet, si se combinan de buena forma con los colores de nuestro cubre camas o del muro de nuestra habitación. También son una excelente opción para separar ciertos pasillos que no necesitan tener puertas pero que muchas veces es mejor tenerlos “ocultos” en determinados momentos para dar may0r privacidad o simplemente como decoración.

Otro tema importantísimo tiene que ver con el sistema que escoges para colgar tus cortinas. Los barrales son la opción más conocida. Son sencillos de aplicar y se adaptan a cualquier tipo de ventana. La diversidad de materiales además permite tener una gran opción en cuanto a decoración más rústica. Pero si el estilo que buscas es algo moderno entonces podría no funcionar muy bien. Otra opción también muy común son los rieles. Las cortinas de rieles están compuestas por un riel y unas guías deslizantes que son las que sujetan la cortina por medio de ganchos. Existen dos tipos de rieles, de metal y de plástico, siendo los primeros los que tienen una mayor resistencia y mayor adaptabilidad para distintos estilos decorativos. Además este sistema es ideal si no existe mucho espacio entre nuestro techo y la ventana, donde seguramente colocar un barral sería un poco dificultoso. El sistema de rieles se complementa con cuerdas o bastones para abrir o cerrar las cortinas. Existen también otros sistemas, como los tensores, las cortinas romanas y los visillos, por lo que puedes explorar esas opciones si los rieles o barrales no resultan como una buena opción decorativa.

Finalmente todo depende también de qué tipo de cortinas tengas. Existen tantos estilos y materiales como te puedas imaginar. Pero si sigues nuestros consejos te será muchísimo más fácil poder encárgate de la búsqueda de aquella cortina ideal para cada espacio de tu hogar.

 

Comenta sobre este artículo

Relacionados