Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

El closet, un gran detalle

El-closet-un-gran-detalle
27Julio 2010
Diseño interior
702

No es lo mismo tener poco espacio para guardar la ropa, que tener una pieza destinada a eso. Una de las principales preocupaciones del género femenino tiene que ver con este rincón del departamento. Si es chico todo lo demás pierde importancia. Si es grande, la decisión puede variar demasiado. Si se invierte tiempo en comprar ropa bonita, lavarla y plancharla periódicamente, no se puede dejar tirada en cualquier parte. El cariño por las prendas debe ser constante.

La cocina jamás fue el lugar de las mujeres, eso es ya sólo un mal chiste trillado. Para las mujeres el lugar más importante del departamento, claro que es el clóset. ¿Cómo no va a ser lo más importante si es donde está nuestra vida cotidiana?. Ahí dentro está cómo nos ven nuestros compañeros de trabajo y amigos. Están todas las ocasiones y situaciones de nuestra vida, por lo mismo es que debe estar todo ordenado, fácil de encontrar y con el mismo estilo que nos hizo elegirlos en las tiendas.

Pero algunos departamentos antiguos tienen un espacio ínfimo para guardar la ropa, de hecho con mi antigua roommate fue un tema para elegir piezas. Yo preferí la que tenía el clóset más grande, porque cada prenda debe tener su espacio adecuado. Y el tema no es menor cuando se es mujer, que la colección de zapatos va aumentando con los años que tenemos. Claro, porque para cada ocasión hay un estilo y para cada clima también, así con colores, modelos, con tacto, sin taco, etc. No es fácil.

Sin embargo, los departamentos nuevos están mejor pensados en ese sentido y la mayoría han adoptado ese grandioso concepto llamado walking closet que no es más que una habitación destinada a la organización de la ropa, lo que en los viejos tiempos y en España se llama “el vestidor”. En fin, el tema es que tener ese espacio en que todo cabe y cabe bien, es impagable y por ende, relevante al escoger dónde vivir. Lo mejor es cuando ese espacio queda entre la habitación y el baño principal. Todo está ahí mismo y esa comodidad de verdad no tiene precio.

Pero tener un walking closet no es solamente tener “una pieza para la ropa”. No. Lo importante es que tiene que tener una ubicación y una distribución bien pensada, más aún si el departamento es compartido con un hombre. Lo mejor es que tenga puertas de correderas si es que las tiene, ya que normalmente son repisas abiertas para aprovechar mejor el espacio. Además, debe tener diferentes tipos de organizadores, eso es, una barra alta para colgar los abrigos, camisas, blusas y vestidos. Una más baja también, ya que esa altura es ideal para los pantalones. Por supuesto una cajonera, para la ropa interior y calcetines; sobre ella el mejor lugar para poner accesorios.

De todas maneras debe haber un espejo de cuerpo entero, ya que ésa es precisamente la ventaja de este lugar: tener un espacio para probar la mejor combinación y mirarla completa, hasta dar con la mejor. Y uno de los puntos importantes, es que debe haber una repisa diseñada para los zapatos de todo tipo. Los organizadores colgantes no sirven para todos los modelos de tacones o botas femeninas, por eso es mejor una especie de mostrador en donde puedas poner arriba los de verano y hacia abajo ir aumentando el tamaño hasta llegar a botas altas. Pero uno de los puntos relevantes es la iluminación. Si no le da luz natural directa, lo mejor es un buen foco en el techo en el medio, porque de nada sirve tener todo bien ordenado y no ver bien, tampoco poner una lámpara de pie, porque quita espacio.

Si no cuentas con un walking closet en tu reciente decisión, puedes tener un espacio menor, pero la clave es la organización. Si el closet es chico, debe al menos tener la barra alta y al lado una repisa que termine en cajonera. Si el lado del colgador es amplio, se puede poner un organizador de zapatos  en el piso. Sobre gustos hay mucho, pero la comodidad tiene el privilegio, por eso lo mejor es tener todo doblado y ordenado, para pensar en qué ponerse, tomar la ropa y ponérsela. Así de rápido, así de fácil.

Comenta sobre este artículo

Relacionados