Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

Elegir colores de suelos y muros

Elegir-colores-de-suelos-y-muros
25Julio 2010
Diseño interior
793

El color es un elemento fundamental en nuestra vida. Desde un hermoso atardecer con tonos naranjos y rojos en primavera hasta un día gris y oscuro en invierno, los colores se convierten en parte importantísima de nuestro entorno, otorgándole valor emocional a cada rincón en el que transitamos. Los colores definen nuestra percepción de tal forma que un lugar puede convertirse en un sitio completamente deprimente con el sólo hecho de tener determinados colores. O al revés, en un lugar donde querremos pasar muchísimo tiempo. Por eso, definir la combinación ideal de tus muros y suelo no sólo es una tarea estética o un lujo. Es casi un deber moral.

Lo primero que debes tener en cuenta es que los colores funcionan “mejor o peor” en relación a otros colores, es decir, hay que pensar en la relación que pueden lograr como un conjunto.  Así por ejemplo mezclar negro y blanco seguramente dará una sensación similar a estar en un tablero de ajedrez o en alguna escena de la película “Alicia en el País de las Maravillas”, mientras que combinar celestes y azul otorgará una sensación “marina”. Por supuesto, las combinaciones son muchísimas, así que debes estar atento a los siguientes consejos.

Lo primero, es muchísimo más fácil cambiar el color de los muros que el de tu suelo. Esto, porque los muros están creados para poder cambiarles el color, mientras que la mayoría de los pisos tienen materiales que vienen con colores preestablecidos que no se pueden cambiar. Así que siempre va a ser más factible que tengas que combinar los colores de tus muros en relación a tu suelo, que poder elegir desde un comienzo el color de ambas partes de tu hogar. Claro está que si decides (y puedes) cambiar tu suelo sería algo genial. Y si no, al menos tienes otra alternativa: puedes utilizar alfombras con el color que quieras.

Pero vámonos al caso más común, donde tu suelo “ya está”. Principalmente nos encontraremos con dos situaciones. La primera situación consiste en tener un suelo de tonalidades oscuras, como un café o azul. Cuando tienes un suelo así, es menor la variedad de colores que puedes hacer con tus muros para obtener buenos resultados, ya que los colores oscuros siempre representan un ambiente mucho más sereno y elegante. En cambio la segunda situación sería tener un suelo de tonalidades claras o neutras, que facilitan el cambio de colores en los muros y además se adaptan mejor a mayores variedades de colores. Así también, un suelo oscuro reduce las proporciones de las habitaciones mientras que un suelo claro amplía la sensación de tamaño de los espacios.

Para sacarle provecho a un suelo oscuro lo mejor que puedes hacer es generar contraste con el color de tus muros.. Por ejemplo, si tu suelo es café tener muros de tonos pasteles claros. O si tu suelo es azul, tener muros de azules pálidos o blancos. Por otro lado, si tienes un suelo claro, tienes mayor facilidad para generar contrastes y combinaciones, pero siempre es bueno mantener un ligero equilibrio. Por ejemplo, si tu suelo es de un tono amarillo claro, tus muros pueden ser de un color rojo, pero así también de un amarillo más fuerte. O si tu suelo es de color blanco, tus muros pueden ser de un color verde claro o de un azul intenso. La idea es siempre equilibrar para que no se haga muy monótono el lugar o con un contraste demasiado notorio.

El asunto más importante es que la combinación de colores no debe ser una “tincada”. Lo  que debes hacer es elegir qué sensación quieres darle a tus espacios: armonía, energía, fiesta, frescura, calidez, etc. Una vez que tienes decidido qué sensación necesitas, entonces debes recurrir a un determinado color dependiendo lo que éste provoca visual y sicológicamente en el ser humano. ¿Y cuáles son esas sensaciones? No te preocupes, en un artículo anterior hablamos sobre el color y sus distintas sensaciones. Es cosa que le eches un vistazo y te pongas a combinar el color de tu suelo con el color de tus muros, para que así puedas sacarle el máximo rendimiento a tu hogar, y lo disfrutes como si estuvieras mirando un atardecer en la playa.

Comenta sobre este artículo

Relacionados