Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

La fachada como carta de presentación

La-fachada-como-carta-de-presentación
19Noviembre 2012
Mi barrio, mi ciudad
501

Cuando uno elije dónde vivir, siempre mira cómo es la fachada del edificio. El lugar donde uno vive tiene mucho que ver con la identidad. Se debe sentir alguna afinidad con lo que hay en la entrada y lo que uno es.

Claro está. Hay de todo gusto, al igual que las construcciones, que cada vez inventan conceptos nuevos y sorprenden. Hay unas lindas y otras feas, pero eso hace que la ciudad sea tan variada y sólo caminar por las calles, pueda ser toda una experiencia.

En lo particular las fachadas con palmeras y fuentes de agua, creo que son demasiado ajenas a mí, por lo mismo es que lo primordial es tener un edificio lo más neutro posible. Normalmente en la búsqueda de departamento, uno sólo tiene opción de mirar las instalaciones del mismo, porque la mayoría de las veces esta búsqueda se realiza por internet para ahorrar tiempo. Ahí es donde sólo pocos dueños muestran la parte de afuera y las inmediaciones en que se encuentra el departamento. Lo que considero un error, ya que uno se guía por la ubicación, la cantidad de piezas y los espacios comunes del edificio. Pero si uno llega a una construcción que parece de un país tropical, como que la magia se evapora instantáneamente.

La fachada de un edificio es como la carta de presentación del lugar. Todo entra por la vista como dicen por ahí, entonces al pararse frente a un lugar maravilloso, inmediatamente dan ganas de entrar y vivir ahí. Hay otros que pasa exactamente lo contrario, aunque en ocasiones las apariencias engañan, eso sí.

De todas maneras cuando vas llegando a algún lugar del que sólo tienes la dirección y cuando estás cerca ves un edificio cayéndose a pedazos o un edificio que es horrible ante cualquier punto de vista, te haces bajas expectativas con lo que vas a encontrar adentro y eso no es lo que uno quiere cuando invita a los amigos a su casa. Lo mejor es que ellos siempre encuentren que tu casa está linda, que se alegren por el lugar en que vives y que busquen visitarte.

Hay tantos tipos de gusto como construcciones, eso está claro. Por lo mismo que en nuestras calles podemos ver algunos edificios que parecen sacados de Miami Beach, otros ingleses, franceses, rococó y así podemos seguir nombrando, pero gracias a Dios las constructoras modernas, están cada vez más atentas a lo discreto y a lo minimalista por decirlo de algún modo. En resumen, tienen buen gusto y a uno le dan cada vez más ganas de mirar los nuevos edificios y de vivir en ellos. Así uno elije algo con fachada sencilla, puertas amplias pero no exageradas, una sencilla sala de estar, una conserjería amable y una decoración sobria y recatada. Así somos todos felices y al mismo tiempo, hacemos que la ciudad sea más armónica y nos dé gusto mostrarla.

Comenta sobre este artículo

Relacionados