Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

La regla del 60-30-10

Los Castaños
7Julio 2015
Diseño interior

Conoce la proporción ideal para que los colores luzcan equilibrados en una habitación.

El color tiene el poder para transformar el espacio. Pero, ¿cómo usarlo? Una capa fresca de pintura es una de las maneras más fáciles de cambiar radicalmente el estilo de una habitación, pero elegir una paleta de colores es una de las complicaciones más habituales.

Decorar los espacios en términos de color es tan fácil como 60-30-10. Estos números son las proporciones de los colores en un ambiente. Utilizar una selección de tres colores distintos produce un impacto visual armónico y equilibrado. Así, al decorar una habitación se deben dividir los porcentajes en:

  • 60% como color dominante
  • 30% como color secundario
  • 10% como color de acento

Como el color dominante es el que abarca más espacio, en términos de diseño interior, este seguramente será el que se utilizará en las paredes. Pero puedes atreverte también con otros elementos; incorporándolo en el piso, cortinas y techo, y así dejar las paredes para el color secundario. Por lo general el tono dominante tiende a ser neutro, pero también se pueden usar colores llamativos —siempre y cuando uses colores neutros en las otras categorías, para que no se vea sobrecargado—.

El color secundario normalmente corresponderá a la tapicería, pero si no hay muchos muebles en la habitación puede ser utilizado en las cortinas y alfombras. Al igual que el color anterior, no es necesario que esté en un lugar específico, solo en la proporción correcta. Lo importante es que complemente al dominante.

El color de acento debe ser uno atractivo para pequeños detalles y accesorios como cojines, cuadros y otros elementos de tu decoración. En esta categoría puedes elegir un color brillante y además, como es el que se utiliza menos, también es el más fácil de reemplazar.

Siempre es una buena idea que al menos uno de los colores de la combinación sea de una tonalidad neutra como blanco, gris o beige. Además, para darle riqueza al espacio se pueden usar variaciones de un mismo color, además de texturas y estampados.

Esta fórmula es utilizada por muchos diseñadores de interiores, al punto que se convirtió en una de las reglas más valoradas en la decoración. ¡Úsala tú también en tu departamento!

Comenta sobre este artículo

Relacionados