Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

Mosaicos, un arte clásico.

Mosaicos-un-arte-clásico
7Febrero 2011
Diseño interior

En la antigüedad, realizar un mosaico era sinónimo de elegancia y realeza. No cualquier persona tenía un mosaico en su hogar, si no que estaban reservados para palacios, templos, castillos y lugares importantes. Con el tiempo la costumbre comenzó a dejarse de lado para pasar a otras formas decorativas. Pero poco a poco, amantes de aquellas antiguas formas de decorar, han ido rescatando el fino arte de realizar mosaicos. En al artículo de hoy, te mostramos cómo.

La mejor forma de traer de vuelta los mosaicos a la decoración contemporánea, es justamente pensando en construcciones y arquitecturas modernas. Descubriendo los espacios cotidianos es la única solución para encontrar el camino de la decoración utilizando mosaicos en el presente. Y es que el mosaico es una técnica muy versátil que permite adaptarse a nuevos tiempos. Brinda innumerables posibilidades para decorar, ya sea interiores como exteriores, y así mismo es fácil de adornar en objetos tridimensionales. Así mismo tiene la gran ventaja de que se puede trabajar con múltiples materiales, como espejos, fragmentos de platos, azulejos, vidrios de colores, vidrios de distintas texturas, cerámicas,  etc.

Los mosaicos sirven para adornar desde una ventana hasta las mesas del jardín, espejos, maceteros, baúles, objetos de cocina, etc. De esta forma podemos otorgarle un estilo y una estética definida a objetos o espacios que no tenían mayor autoridad visual. En otras palabras, los mosaicos son un arte decorativo que se puede utilizar de infinitas formas y en infinitos lugares.

Una excelente forma para poder realizar mosaicos es guardar la loza o la porcelana rota (o hacerlo adrede con las intenciones de decorar). Cada trozo se va guardando en un lugar determinado según su procedencia y estilo. Hasta que llegué el punto en que tengas suficiente material como para poder adornar un muro, una ventana, un mueble o lo que se te ocurra. Allí necesitarás tan sólo un buen pegamento, muchas ganas, y ojalá un sentido de la belleza.

Lo más importante es no llegar y lanzarse a la vida improvisando, porque al ir pegando las piezas después costará muchísimo trabajo volver a desarmar el camino avanzado y volver a empezar el trabajo desde cero. Para evitar ese problema lo mejor es que armes, tal cual un rompecabezas, una forma u orden que te guste, en alguna alfombra o en el suelo. Entonces, puedes ir probando distintas variantes hasta dar con la combinación correcta. Una vez que eso está listo, puedes fotografiar (digitalmente claro) el modelo creado, e ir guiándote por este cuando empieces a armar tu mosaico. Te darás cuenta de lo importante que es diseñar antes de trabajar.

Otra técnica, sobre todo para decorar muros, ventanas o espejos, es crear placas con los mosaicos, es decir, paneles de algún material liviano donde puedas construir el mosaico encima y poder ubicar en el espacio que se te ocurra. Esta técnica te permitirá ir variando cada cierto tiempo el orden de tus mosaicos, así como de lleno guardarlos en algún lugar si ya te aburrieron. Así también, puedes hacer verdaderos cuadros a través de mosaicos, que puedes colgar en un muro. Los diseños dependen sólo de tu imaginación, por lo que podrás realizar verdaderas obras de arte. Una idea genial es tomar una fotografía o dibujo e ir armando el mosaico encima, con pequeños pedacitos de material. El resultado te sorprenderá.

Comenta sobre este artículo

Relacionados