Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

Prueba el Estilo Francés en Decoración

Prueba-el-Estilo-Francés-en-Decoración
17Noviembre 2011
Diseño interior
513

Si bien París es una ciudad conocida en todo el mundo, Francia destaca por tener muchas ciudades con una arquitectura y decoración realmente exquisitas, donde los detalles artísticos se mezclan con la comodidad y el diseño de un hogar familiar. Por eso es que hoy En Altura revisaremos algunos principios básicos de una decoración “a la francesa”, para que puedas descubrir el maravilloso arte que esta estética guarda.

Si bien existen muchos elementos que contribuyen al estilo de la decoración francesa, lo esencial, la clave, lo que no puede faltar, es aquel aire campestre, rústico, que trae una nostalgia por el viejo mundo al mismo tiempo que un ambiente acogedor, donde la luz y los elementos naturales (madera, piedras, etc.) son los pilares básicos que fundamentan su decoración. Y no es que el estilo francés esté reservado sólo para locaciones rupestres, si no que su particularidad es que se acomoda completamente a cualquier hogar y en cualquier lugar, convirtiendo lo que podría ser un espacio frío y ultra moderno en un ambiente lleno de vitalidad y naturalidad.

El estilo francés utiliza principalmente colores amarillos y dorados, rojo fuego, verdes que asemejen hierbas o tonalidades vegetales, azules cobalto y sus derivaciones más suaves, que evocan ríos y lagos. De esta forma se construye un espacio cargado a un paisaje de campo, donde las montañas, los ríos y los bosques se mezclan en armonía creando un solo paisaje. Acá nos olvidamos de lo marino, de lo mediterráneo o de lo urbano. Por otro lado los tonos grises y negros se utilizan para definir y marcar los accesorios y algunas líneas. De esta forma se pueden combinar muy bien con muebles y adornos que tengan materiales cálidos y naturales, o que tengan algún detalle o característica que los haga verse antiguos, como muebles de metal oxidado, relojes antiguos, lámparas y candelabros de antaño, etc. Para conseguir una decoración francesa tan rústica como en las casas de las provincias de aquel país, se pueden utilizar rocas y piedras naturales en el suelo de nuestro living, de tal manera que delimiten algunas zonas y se entremezclen con los espacios naturalmente, sin romper jamás la coherencia del ambiente.

Para el comedor, lugar esencial en todo hogar francés, se debe contar con una gran mesa de centro, ya sea rectangular o redonda, que debe ser de madera y ojalá con curvas y talados en los bordes. La mesa debe combinar o pertenecer al mismo juego que las sillas del comedor, las que también deben ser de madera y con detalles, al mismo tiempo que evadir una cubierta de tela. El mantel en tanto, debe ser lo más sencillo posible, con un color sutil que juegue con el resto de la decoración. Y es que en el comedor francés, lo más importante es cómo se organiza lo que va arriba de la mesa. Vajilla, tazas, candelabros, vasos, etc., todos deben ser de un mismo estilo y acorde con la habitación.

Para lograr todos estos consejos, si deseas comprar muebles traídos de la mismísima Francia, puedes ir a la tienda Olivades, que queda ubicada en Vitacura 3396 (Casa número 5). Allí encontrarás un increíble mundo de diseño y decoración francés que te dejará con la boca abierta.

Comenta sobre este artículo

Relacionados