Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

Un decálogo para ciudades densas

Por: Nicolás Jobet

Sociólogo

SONY DSC
23Agosto 2013
Mi barrio, mi ciudad
451

Diez principios pensados en el extranjero y que podrían ser aplicados en mayor o menor medida para hacer de Santiago un mejor lugar para vivir.

En un estudio publicado por el Centre for Liveable Cities y el Urban Land Institute –ambos centros de reflexión orientados a mejorar la vida en nuestras ciudades- se proponen diez principios para hacer de las ciudades de alta densidad mejores lugares para vivir.

Todos los mandamientos de este decálogo son aplicables, en mayor o menor medida, a la realidad local. Por ello, es que quisimos rescatar tres principios pensando en cómo podrían ser sus respectivas bajadas en Santiago, la ciudad más poblada de nuestro país.

Partimos por el segundo mandamiento, que versa “Abrazar la diversidad, fomentar la inclusividad”. Santiago no es Nueva York ni Toronto –ciudades multiculturales por esencia- pero está recibiendo cada día más inmigrantes y personas de diversos backgrounds culturales. Promover actividades en línea con la integración de distintas comunidades puede fomentar la creatividad, fortalecer los niveles de confianza, el respeto interpersonal y –por qué no decirlo- hacer de nuestra capital una ciudad más vibrante.

Ahora saltamos bruscamente al noveno principio: “Promover soluciones innovadoras y no convencionales”. Ante los desafíos de mayor complejidad y escasez territorial que suponen las ciudades densas, se deben buscar soluciones urbanas fuera de lo común. En el caso de Santiago,  el problema del transporte –por nombrar sólo uno- requiere de propuestas arriesgadas si pretendemos que moverse en la ciudad no sea el tormento que es hoy para miles de santiaguinos. Así, las iniciativas Mapocho 42k o el Teleférico Bicentenario constituyen dos buenos ejemplos en esta línea.

Por último, el décimo principio propone “Forjar alianzas 3P”: actores públicos, privados y personas, todos juntos abordando los desafíos de la ciudad. Esta aproximación resulta fundamental para alinear a distintos grupos de interés en torno a un propósito común. Además, permite que cada cual, desde su posición, entregue el conocimiento y los recursos para impulsar estos proyectos. En Chile, la Fundación Mi Parque en un referente en el mejoramiento participativo (o “3P”) de áreas verdes en zonas vulnerables.

Resulta interesante  rescatar los aprendizajes que plantea este reporte para pensar nuestras ciudades. Ejemplos de buenas prácticas en Chile hay por montones, pero los desafíos por venir son múltiples y de creciente complejidad. Necesitamos ideas frescas y el compromiso de todos si queremos que nuestros índices de calidad de vida mejoren a la par con nuestro ingreso per cápita.

Mira y descarga el informe completo en el siguiente link:

http://www.uli.org/wp-content/uploads/ULI-Documents/10PrinciplesSingapore.pdf

Comenta sobre este artículo

Relacionados