Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

Un pedacito del mundo en cada rincón

Un-pedacito-del-mundo-en-cada-rincón
4Septiembre 2010
Diseño interior
261

Souvenirs y objetos característicos de una cultura exótica pueden ser tus mejores amigos a la hora de decorar con el estilo étnico. Un ambiente que traerá historias y recuerdos a tus espacios.

El estilo étnico es básicamente un juego, este combina colores, tendencias, culturas, gustos y formas. Y lo entretenido de todo esto es hacer convivir todas estas características en un solo ambiente. Tailandia o la Isla de Pascua, el lejano subcontinente de la India, China, Japón, Marruecos e incluso algunos países de Europa oriental son perfectos arsenales de los más hermosos y exóticos adornos y objetos que inundarán tus espacios con cultura y parajes desconocidos.

En nuestro país es fácil usar a este tipo de decoración porque tenemos un set de subculturas inmersas en nuestra sociedad, como lo son la mapuche, aymara y pascuense. Las culturas latinoamericanas en general tienen este mismo efecto.

En ocasiones, sólo un objeto puede transmitir el espíritu de una comunidad y aportar así a la fusión que se busca lograr en un espacio. Los muebles, por su parte, pueden convertirse en protagonistas si aportamos a la decoración un mueble antiguos que le den un toque rústico a la habitación. Para completar el panorama es recomendable tener paredes de colores terracotas, rojos o naranjas que dan una sensación de calidez.

La decoración de estos recintos también evoca el estilo de vida africano o de pueblos antiguos donde todavía están vigentes y en uso los materiales como la madera, los tejidos naturales (abundantes en la cultura Latinoamericana), telas teñidas, cerámica, crin, mimbre, totora y piedra. Muchas veces se utilizan como un elemento de decoración extra las plantas de interiores, sin flores y de la familia de los helechos y las palmeras, que aporten el color verde y un aspecto semi-selvático que no viene mal.

Así como en el estilo de decoración minimalista, nunca es la idea recargar; aunque con el estilo étnico sea fácil caer en este vicio. La idea es poner pocos objetos, pero atractivos. Una pieza de cerámica, una escultura, un instrumento poco usual de madera, una máscara africana o un telar llamativo pueden ser los adornos perfectos para llamar la atención en tu rincón preferido.

Para mejorar aún más el conjunto étnico, la luz debe jugar un rol fundamental. La iluminación debe ser suave y no directa (apuntando, por ejemplo, hacia las paredes para que la luz rebote) y luces directas para destacar algún objeto en específico que se robará todas las miradas. Las velas, las lámparas de madera y papel dan ese toque tenue y suave de luz que se requiere para este estilo de decoración.

Lo importante es saber que en este estilo todo se puede. Y aunque hay que mantener una armonía en los colores y los materiales, cada pieza es en sí única y no importa si combinas un objeto de Marruecos con uno japonés y los pones al lado de un telar ecuatoriano. Todo vale: el toque multicultural es el que da vida a tu ambientación que se acompaña con el mobiliario, la iluminación y los colores adecuados.

Comenta sobre este artículo

Relacionados