Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

Utilizando colores para crear un hogar feliz

Utilizando-colores-para-crear-un-hogar-feliz
18Mayo 2010
Diseño interior
488

When I’m feeling blue, o traducido al español “Cuando me siento triste” es lo que nos dice Phil Collins en su canción “A groovy kind of love”. Usted podría creer que la traducción es errónea pero como muchas cosas en la vida esto tiene una explicación.

Todo tiene que ver con la “Sicología del color”, un campo de estudio que se dedica a investigar y explorar cómo influye la percepción del color en distintas áreas de nuestras vidas.

El área que aquí nos interesa es nuestro en torno, específicamente de qué color pintar nuestras habitaciones para obtener determinado efecto. Los invito a tomar nota de todo lo que implica decidir algo que muchas veces parece un simple tema de gustos.

Pintar una habitación de color blanco implica limpieza, orden, paz, armonía, quietud y descanso. Al mismo tiempo conlleva una neutralidad que sirve para otorgarle al espacio la utilidad que sea (oficina, dormitorio, baño, etc.). El color blanco produce la sensación de amplitud por lo que es aconsejable utilizar este color para las habitaciones más pequeñas. Además es el color que permite una mejor iluminación así que es muy recomendable para quienes deseen aprovechar todos los beneficios de la luz natural. En términos estéticos el color blanco representa la inocencia, el bien, la verdad, la claridad, el vacío, la femineidad y la plenitud.

El color amarillo por su parte representa energía y actividad. Por lo mismo no se recomienda este color para los dormitorios.  Es ideal para la cocina o cualquier otro cuarto en el que se desarrolle un montón de actividades. Así, el amarillo se mantiene en armonía con la energía utilizada ya que este color tiene la cualidad de invitar al accionar, a realizar las cosas. Al igual que el blanco tiene el efecto de ampliar los espacios y también es un excelente reflectante de la luz natural. Estéticamente el amarillo representa alegría, optimismo, energía,  iniciativa, concentración, voluntariedad y positivismo.

El verde, universalmente conocido como el color esperanza, nos recuerda instantáneamente todo lo que es natural. Los especialistas aseguran que el verde estimula la glándula cerebral hipófisis, de manera que al observar elementos de este color el cuerpo y la mente se tranquilizan, equilibrando las funciones del cuerpo y aliviando la presión sanguínea.  Por lo mismo es un color ideal para pintar el baño, un dormitorio o una sala de estar.

La pasión que despierta el color rojo es conocida desde la antiguedad. Realeza, fuego y calor es lo que representa estéticamente este color. El rojo además despierta el erotismo y la seducción, llamando la atención de inmediato y acaparando todas las miradas.  Y como si fuera poco el color rojo incita al apetito. Por estos motivos se suele plantear como un excelente color para el comedor. En las demás habitaciones se recomienda utilizar con cautela para no saturar con un  color tan llamativo.

Finalmente y volviendo al inicio de nuestra historia, tenemos el color azul, nos recuerda el mar y el cielo. Qué más relajante que tener un living con tonos azules claros y cuadros relativos a playas o paisajes con cielo amplio. Un azul muy oscuro por el contrario produce el efecto de empequeñecer los espacios así que tenga cuidado. Como es un color frío se recomienda utilizarlo para equilibrar lugares muy cálidos o calurosos, donde la luz natural es intensa.

Y sí, estéticamente se relaciona con la tristeza, pero es el color favorito por excelencia según innumerables encuestas.

Comenta sobre este artículo

Relacionados