Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

Utilizando el Color Morado

Utilizando el Color Morado
26Octubre 2011
Diseño interior
853

Una de las formas para decorar exitosamente un espacio es utilizar nuevas opciones, que den originalidad y personalidad a nuestro hogar. Y uno de los caminos más sencillos para lograr esto es a través de los colores, probando con tonalidades que escapen de lo común. Por eso hoy día te hablaremos del color morado, que para la decoración es una opción increíble.

El morado es quizás el color con más misticismo dentro de la amplia gama de tonos y colores que existen. Y es que es la mezcla perfecta entre el azul y el rojo, es decir, el equilibrio entre lo frío y lo cálido, siendo el punto medio entre ambos extremos. Por eso es que el morado, a lo largo de los siglos, ha venido representando a la meditación, la reflexión y la concentración, siendo utilizado por ejemplo, en la Iglesia Católica para la vestimenta de sus obispos, o por los monjes y templos budistas. Un equilibrio perfecto entre azul y rojo es al fin y al cabo una armonía visual relajante y pacífica, que a nadie dejará indiferente.

Esta armonía y paz, son el elemento más importante para decorar con el morado, por lo que se recomienda principalmente para las habitaciones, donde se convierte en un color reconfortante y tranquilizante, sacando el máximo provecho de la intimidad de nuestra habitación. Pero así mismo, existen diversos grados de tonos que pueden dar diversas cualidades según su uso. Para tener una calidez y relajo, lo mejor es pintar de morado pastel, o sea, algunos tonos más claros (combinados con blanco) nuestras paredes, y utilizar objetos que combinen el blanco y morado oscuro en el espacio, como muebles, cojines, almohadas, pinturas, adornos, cortinas, etc. Así lograremos crear un espacio de armonía absoluta.

Pero si lo que buscamos es una estética más vanguardista y alegre, entonces lo mejor es utilizartonalidades más intensas del morado, y alternarlas con colores cálidos, como el amarillo o el verde claro. Lo que debemos pintar son los muros, pero también se puede lograr un efecto especial si lo que se pinta es el piso. De esta forma lograremos crear un look más moderno. Para hacerlo más elegante podemos utilizar un tono de morado claro en las paredes y contrastarlo con un suelo completamente blanco, pero sin dejar muchas zonas vacías, es decir, sacando el máximo de provecho a las cortinas, los muebles, la ropa de cama, etc., que tienen que tener colores fríos y fuertes, o diversos tonos del morado.

Finalmente, podemos incluso buscar una estética mucho más definida y al mismo tiempo antigua. Hablamos de una decoración al estilo del Medio Oriente, donde los elementos del lila, es decir, un morado más rojizo, se utilizan en los elementos decorativos de los espacios, como las telas de las cortinas, alfombras, muebles y pinturas. Así logramos crear una estética luminosa y atractiva, que invita a disfrutar del lugar y apreciarlo vívidamente con nuestros sentidos.

Sea cual sea tu preferencia, ya sabes que en el morado y sus tonalidades puedes encontrar una excelente oportunidad para escapar de los colores tradicionales que la mayoría de los occidentales utilizamos en nuestros hogares.

Comenta sobre este artículo

Relacionados