Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

Viviendo sin piscina

Viviendo-sin-piscina
24Noviembre 2010
Diseño interior
595

Las ventajas de comprar un departamento nuevo son los espacios comunes. Uno de los bienes más preciados es sin lugar a dudas, la piscina. Pero las construcciones nuevas no están siempre donde queremos vivir. Ahí es donde nos vemos obligados a sacrificar algo. Ubicación versus piscina, suele ser el principal duelo.

Toda la vida he vivido en casa y por lo tanto no tengo cultura de piscina, sino que más bien es un acto comunitario entre amigos. Uno tiene esa pileta llena de agua y el resto hacemos un tour para no saturar sólo a uno con tanta visita veraniega. Por eso es que no ha sido tema en la nueva vivienda. Ya me acostumbré a las alternativas para pasar el calor. Un viaje a la playa, un paseo al Arrayán, Pirque o el Cajón del Maipo se transforman en la salvación mucho más entretenida que una tarde en la azotea llena de vecinos.

Para otras personas, el hecho de vivir en casa sólo les hace tener como meta comprar un departamento con todas las áreas de esparcimiento posibles. No les importa transar ubicación por tener estas comodidades en el mismo lugar en que viven. Claro porque también es súper agradable sólo tomar la toalla y subir a la piscina cuando afuera el sol mata a los que viven en Santiago. Es rico también disfrutarla cuando la mayoría de los vecinos se van de vacaciones, en las mañanas cuando se es free lance o en las mañanas del fin de semana cuando los padres de familia salen con sus hijos de compras y labores maritales.

El lado apestoso es cuando hay niños por doquier en el edificio y nadie sabe cómo, pero se apoderan de todo el espacio y lo que era un plan de descanso, se transforma en una jornada de poner a prueba la paciencia. Ahí se cambia el panorama y se baja al departamento a leer o ver televisión. Sin embargo, cuando vas a comprar un departamento y el edificio es maravilloso al igual que la distribución y las habitaciones, la piscina da lo mismo. Si los espacios comunes son gimnasio y quincho, basta y sobra, porque la verdad es que normalmente no hay mucho tiempo para tirarse de guata al sol.

Más que nada es invitar a los amigos a disfrutar de nuestras “dependencias” que lo que uno lo aprovecha. El estilo de vida de una persona joven en departamento sola, es bastante más ocupada. Hay más momentos que disfrutar en el mismo inmueble, ordenando, limpiando, decorando o cualquier actividad indoor. En pocas palabras, yo vivo feliz y sin problemas con el verano, sin piscina. Tengo un parque enorme ante mis pies y en él descanso bajo los árboles cuando tengo ganas. Con un grupo de amigos recorremos las reservas naturales cercanas y armamos viajes cortos y placenteros a la playa. Con todo eso, de verdad que la piscina no se extraña ni se necesita demasiado. Nada que envidiar.

Comenta sobre este artículo

Relacionados