Ingresa a la red de sitios de Almagro y descubre todos los contenidos que tenemos para ti.

Vivir en Comunidad

Vivir-en-Comunidad
21Octubre 2010
Mi barrio, mi ciudad
296

Últimamente se está dando que ciertos sectores son habitados por personas de estilos similares. Hay edificios en que viven vecinos de tercera edad y otros en los que viven profesionales jóvenes. Eso se va dando de a poco, pero más que nada en las construcciones nuevas. La mía es de las antiguas, en las que se mezclan jóvenes, familias y tercera edad. En algunos momentos es bueno y en otros no tanto.
Vivir en el sector del Parque Bustamante es muy agradable, se mezcla todo tipo de estilos de vida. Hay jóvenes trotando, niños en los juegos y algunas “viejitos” leyendo el diario en una banca al sol. Esa misma combinación de gente se da en mi edificio y la mayor parte del tiempo es realmente agradable, porque ya al llegar se nota la amabilidad que al parecer se gana con los años. Claro, es que cuando uno se acerca a la puerta del edificio con la bicicleta, una persona joven a lo más te afirma la puerta, pero un señor mayor te abre la puerta, te espera que entres y te conversa un poquito, para darte ánimo con la subida al ascensor. No es en mala onda que digo lo de la amabilidad, porque hay gente de mi edad que es bien amable también. Nunca tan mal agradecida. Pero es cierto que con los años la calma es mayor y la amabilidad aumenta.
En mi edificio toda la gente es buena onda, pero prima con creces el grupo etario sobre 60 años, lo que normalmente es como vivir sola en el edificio. A lo más te encuentras con una señora que saca a pasear a su perro o con otra que conversa sus horas libres con la persona del aseo. Otro grupo es el familiar, que lo pasan increíble porque todos los fines de semana hay atracciones para los más chicos. Títeres, teatro, juegos y el organillero alegran las mañanas y tardes. Todos son buenos vecinos, porque sus horarios son claros y precisos: totalmente diurnos.
El tema es cuando uno hace una fiesta, ahí se transforma en el enemigo de todos por recibir muchos amigos e ir subiendo el volumen de las conversaciones en la medida que los tragos son más en el cuerpo. Para qué decir cuando se arma el baile. Los vecinos se aburren y te mandan a Seguridad Ciudadana y al día siguiente hay que salir del departamento con el cartel de “disculpe las molestias” tatuado en la cara, pero es parte de la vida en mi comunidad. Sin duda es lo mejor que hay, porque las fiestas no son constantes, ya que los que hacemos ruido somos pocos en la vecindad.
A ojos cerrados es mejor una comunidad variada, así como la que les describo, porque una en que hay puros señores de tercera edad pasa a ser un hogar con diferentes departamentos. Uno con puros jóvenes, sería difícil de habitar en las fechas de festejos o las celebraciones serían tantas que habría una por semana. Lo mejor es tener de todo un poco y así ir viendo los cambios que nuestra realidad irá tomando a medida que los años pasan.

Comenta sobre este artículo

Relacionados